El programa de Carolina del Norte para el Tratamiento y Educación de Niños con Autismo y discapacidades de Comunicación relacionadas (TEACCH) es una División del Departamento de Psiquiatría de la Escuela de Medicina de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill. TEACCH se dedica a mejorar la comprensión y los servicios disponibles para todos los niños y adultos con autismo y discapacidades de comunicación relacionadas. Es un programa completo, de base comunitaria, que incluye servicios directos, consultas, investigación, y entrenamiento profesional.

Eric Schopler, Codirector y Fundador de TEACCH y Robert Reichler, desarrollaron la División TEACCH que tuvo su origen en un proyecto anterior apoyado por el Instituto Nacional de Salud Mental. En 1972 la Asamblea General de Carolina del Norte aprobó una ley que demandaba la creación de la División TEACCH, convirtiéndolo en el primer programa dedicado a otorgar tratamiento y servicios a personas con autismo y desórdenes relacionados y a sus familias en toda la extensión del estado.

El programa TEACCH ha sido reconocido nacional e internacionalmente, a la vez que ha sido holgadamente considerado como un notable programa modelo, el cual ha servido como modelo para el establecimiento de programas similares a lo largo y a lo ancho de todo Estados Unidos y muchos países extranjeros. En 1972, TEACCH se convirtió en el primer programa en recibir el respaldo de la Sociedad Americana de Autismo. Ese mismo año, TEACCH recibió el Premio Logro de Oro de la Asociación Psiquiátrica Americana por su productiva investigación acerca de los desórdenes en el desarrollo y la efectiva aplicación clínica de esa investigación. En 1985, Eric Schopler recibió tanto el Premio a la Distinción Profesional por sus Contribuciones al Servicio Público de la Asociación Psicológica Americana, como el Premio Gardner por su extraordinaria contribución al bienestar humano, el único honor que en toda la extensión del estado se otorga a miembros facultativos de la Junta de Gobernadores de la Universidad de Carolina del Norte. Cabe mencionar, entre otros premios que han honrado tanto a TEACCH como a la facultad, el de Investigación en Salud Mental Hargrove de 1988, el de la Fundación J.M. a la Excelencia en Programas Vocacionales de Servicios de Trabajo Comunitarios de 1989, y el Premio al Servicio Público del Gobernado de Carolina del Norte otorgado a Eric Schopler en 1993.

OBJETIVOS:

El objetivo primario del programa TEACCH es prevenir la institucionalización innecesaria, ayudando a preparar a la gente con autismo para vivir y trabajar más efectivamente en el hogar, en la escuela, y en la comunidad. Se pone especial énfasis en los planes individualizados para ayudar a las personas autistas y a sus familias a vivir juntos en forma más efectiva, reduciendo o removiendo los comportamientos autistas. Se entrena a los padres a trabajar con sus chicos para controlar los problemas de comportamiento y mejorar las habilidades sociales, de lenguaje y de aprendizaje. De este modo, la persona autista está preparada para su ubicación en una escuela, en un taller protegido, en un trabajo bajo supervisión, en un empleo competitivo, en un hogar grupal, en un departamento compartido, u otro marco de características comunitarias.

A QUIÉN ESTÁ DIRIGIDO:

Los profesionales han recurrido a una diversidad de nombres para referirse a los severos desórdenes abordados a través del programa TEACCH. Los mismos incluyen el autismo infantil, la psicosis de la niñez, la esquizofrenia de la niñez, discapacidades de desarrollo, perturbaciones emocionales, afasia con perturbación en el comportamiento, y los desórdenes de desarrollo penetrantes.

Algunos niños que sufren estos desórdenes a menudo no responden a sus padres, ya sea a través de la sonrisa o de su reconocimiento aparente, mientras otros se toman de sus padres excesivamente. A menudo, el habla se encuentra deteriorado o ausente.

Algunos chicos con autismo que sí hablan, juegan con palabras y frases sin significado o sólo repiten las palabras o frases que les son dichas. Coleccionan objetos que son usados sin propósito constructivo y no se involucran en el juego espontáneo. A menudo existe una intensa resistencia al cambio, el cual se expresa a través de un excesivo apego a ropas u objetos específicos, un excesivo interés en un tema en particular, o en una insistencia o adhesión férrea a los detalles más insignificantes de las rutinas establecidas. Es muy común encontrar diversos movimientos físicos inusuales, tales como girar, mecer, caminar en puntas de pie, o los movimientos de aleteo en brazos, especialmente cuando están sobresaltados. Algunos niños son hiperactivos, mientras otros parecen introvertidos o extrañamente lentos en sus movimientos. Se tiene la sospecha de que muchos niños sufren de sordera en algún punto de sus vidas, como consecuencia de que parecen no prestar ninguna atención al habla. Por otra parte, en otros momentos pueden manifestar angustia ante ciertos ruidos o conversaciones.

Cualquier adolescente o adulto que exhiba estas características como un niño es elegible para el programa. Si bien un adolescente o adulto que jamás ha recibido servicios parecerá y se comportará en forma distinta a un niño más pequeño que manifiesta características autistas, muchos de los problemas básicos son los mismos, a pesar de que sean expresados de otro modo. Los adolescentes y adultos que sufren estos desórdenes, a menudo muestran relaciones humanas deterioradas. A menudo se percibe insistencia en la similitud, especialmente en lo que respecta a las rutinas cotidianas tales como vestirse y comer. Son comunes las peculiaridades perceptivas, que incluyen respuestas extrañas o inapropiadas al calor, frío, o al dolor. Asimismo, los adolescentes o adultos con autismo, suelen presentar peculiaridades del lenguaje, tales como una inhabilidad para comprender ideas abstractas y una confianza en los significados concretos.

PROGRAMA DE TRATAMIENTO:

El propósito del tratamiento es maximizar la adaptación de cada niño a través de los dos esfuerzos relacionados de mejoramiento de habilidades para la vida y de estructuración del ambiente para ubicar las deficiencias específicas. Los objetivos del tratamiento TEACCH incluyen:
  • Desarrollar formas especiales en las cuales el niño pueda disfrutar y comprender a otras personas y vivir más armoniosamente en casa.
  • Incrementar la motivación y la habilidad del niño para explorar y aprender.
  • Mejorar el desarrollo desparejo de las funciones intelectuales. Los terapeutas y maestros evalúan las habilidades de aprendizaje del niño y diseñan métodos de enseñanza y estrategias en secuencias evolutivas adecuadas para mejorar las habilidades sociales, comunicativas y de supervivencia del niño. En colaboración con la familia, los programas de modificación del comportamiento y las habilidades de auto – ayuda también son desarrollados. Toda la programación está diseñada para detectar las necesidades específicas de cada niño y su familia.
  • Superar los impedimentos en áreas motoras de percepción finas y gruesas a través de ejercicios físicos y actividades de integración.
  • Reducir el estrés de vivir con una persona con autismo o desórdenes relacionados a otros miembros de la familia.
  • Superar los problemas de adaptación escolar del niño.

Los Padres maestros individualizados observan las sesiones del tratamiento con un padre consejero, y siguen adelante con este trabajo en casa con su hijo. Ellos muestran su trabajo periódicamente, de modo tal de asistir al equipo de profesionales en el desarrollo de programas individuales de educación y tratamiento progresivos, a medida que el niño progresa. Cuando una familia también se encuentra involucrada en otros servicios, tales como los centros de cuidado de día, las aulas de escuelas públicas, y hogares grupales, los miembros del equipo TEACCH les aportan la posibilidad de consulta.

Las CLASES O AULAS TEACCH trabajan en cooperación con el Departamento de Recursos Humanos de Carolina del Norte, los sistemas escolares locales, y la División para Niños Excepcionales del Departamento de Instrucción Pública de Carolina del Norte para ofrecer programas educativos adecuados para los estudiantes autistas en las escuelas públicas de todo el estado. Salvo algunas excepciones, las clases TEACCH afiliadas se encuentran localizadas en las escuelas primarias, secundarias y preparatorias para ofrecer el máximo de oportunidad al contacto entre los estudiantes autistas y aquellos no discapacitados en la escuela. A muchos estudiantes autistas se los ubica en estas clases, o en otros medio ambientes de tendencia más general. El hecho de ser colocados en escuelas públicas regulares ofrece, a los estudiantes autistas, muchas oportunidades de aprender de sus pares no discapacitados, al tiempo que permite a éstos últimos ampliar su comprensión de los individuos discapacitados.

Los programas escolares ofrecen instrucción individualizada, enfatizando las habilidades adecuadas para la edad y el nivel evolutivo de cada estudiante en un ambiente de aprendizaje estructurado. Para todas las edades, el énfasis se pone en las habilidades de comunicación, socialización y prácticas y también en fomentar la independencia y preparación para la vida adulta. Las clases se conforman de aproximadamente seis estudiantes con un maestro y un asistente del maestro. Los estudiantes que necesitan de servicios relacionados tales como terapia del habla, pueden acceder a los mismos en la escuela o pueden continuar recibiendo el tratamiento en el centro regional TEACCH. Esta decisión se toma de acuerdo a las necesidades de cada estudiante y su familia.

Los miembros del personal de TEACCH ofrecen entrenamiento inicial para maestros nuevos, entrenamiento regular en servicio, y visitas a las clases de los consejeros que ofrecen sugerencias y apoyo. Muchas clases funcionan como espacios de investigación y entrenamiento para padres y profesionales. El personal de TEACCH y el personal escolar local trabajan en cooperación en la toma de decisiones tales como tomar maestros y ubicar estudiantes en las clases. Esta cooperación entre padres, funcionarios escolares y TEACCH constituye la base de los programas educativos exitosos.

VENTAJAS:
  • Modelo dinamico que se beneficia de la investigación en varias areas
  • Modelo inclusivo (para ser utilizado en escuelas regulares)
  • Compatible con otras terapias como PECS, Terapia Ocupacional, Terapia Fisica y Modificación de Conducta
  • Ayuda a identificar talentos con mayor probabilidades de éxito
  • Modificable para reducir el estrés del niño y de la familia

DESVENTAJAS:
  • Visto por algunos como un sistema exclusivo, que segrega a los niños autistas de los demás
  • No hace mucho enfasis en comunicación y socialización.